Czech Republic 2018 Kit LEAKED

En días pasados también nos mandaron la nueva camiseta de República Checa, que se quedó por fuera de la fiesta mundialista al quedar tercera del grupo en el que triunfaron Alemania e Irlanda del Norte.
La camiseta presenta el nuevo estilo de PUMA para sus seleccionados nacionales, con un corte simple y un gráfico representativo al frente, que en este caso es el rostro geométrico de un león. El cuello (redondo, no en v como los que hemos visto ahsta ahora) presenta toques de azul, mientras que el nombre del país aparece en lo alto de la espalda.

Espalda (de la versión de jugador).

ANTICIPO: Camiseta de Argentina Rusia 2018

Ya vimos lo de las selecciones Europeas de adidas, y era cuestión de horas para que subieran las imágenes de las selecciones de este lado del mundo. Veamos lo de Argentina (que ya te habíamos mostrado hace un mes).
Como ya sabíamos, la nueva camiseta albiceleste es un homenaje a la casaca con la que ganaron la Copa América 1993, el último título de la selección mayor. El estilo de cuello y cantidad de bastones celestes imitan a aquella camiseta, agregando un tramado que da efecto de degradado. Un sello 125 años de fundación de la AFA se ubica sobre el costado derecho, mientras que las tres tiras van en negro sobre los hombros. Shorts negros (con frajas que alternan celeste y blanco) y medias blancas conforman el nuevo uniforme de Argentina.

¿Cuál es tu veredicto ante esta camiseta? ¡Deja tu opinión en la sección de comentarios!

¿Cuál es tu veredicto ante esta camiseta? ¡Deja tu opinión en la sección de comentarios!

Consejos para árbitros asistentes

Los árbitros asistentes, tambien llamados árbitros auxiliares, jueces de línea o linieres, tienen la función general de ayudar al árbitro en el control del partido. Las decisiones de los árbitros asistentes no son vinculantes y son solo de asesoramiento al árbitro. A continuación enumeramos unos consejos serán de gran utilidad para aquellos que se inician en el terreno arbitral.

Presta mucha atención al árbitro durante lareunión previa al partido. Si no entiendes alguna cosa es mejor que lo preguntes y te lo aclare.
Se proactivo, no esperes a que los jugadores cometan errores para corregirlos. Ayúdales a que realicen las cosas correctamente desde el primer momento.
Mantén contacto visual con el árbitro durante el juego tanto como te sea posible cuando no estas prestando atención a los fuera de juego o a otras tareas.
Para tomar decisiones precisas de fuera de juego, mantén tu posición entre el portero y el último defensor, ten en cuenta que en ocasiones el portero se encuentra en una posición más adelantada, en este caso tendrás que ajustar tu posición entre los dos últimos defensores.
Sigue toda la trayectoria del balón hasta la línea de meta, de este modo estarás en condiciones de ver si el balón cruza la línea de gol por completo. Seguir el balón hasta la línea de meta cada vez que entra es un hábito excelente.
Cuando corras la banda, intenta hacerlo lateralmente, es decir, con tu cuerpo de cara al campo y dando pasos laterales. Correr la banda de este modo permite no perder de vista el campo ni a los jugadores. Cuando tengas que correr hacia la línea de meta siguiendo el juego o la pelota, entonces hazlo de forma normal sin perder de vista el campo.
Corre hasta el banderín de corner, o cerca de este, cuando señales un saque de esquina. Levantar el banderín a mucha distancia del banderín de corner no solo indica que no estás en la posición correcta para tomar la decisión, sino que también implica eres lento y no tienes el suficiente interés en el juego como para estar en la posición correcta para tomar tus decisiones.
Cuando señales que un balón ha cruzado la línea de banda y está claramente fuera del terreno de juego, coloca el banderín en la dirección de la banda en que se tiene que efectuar el saque, esto es de gran utilidad para el árbitro para decidir qué equipo ha tocado el balón en última instancia y a que equipo le corresponde el saque.
Ayuda al árbitro asegurándote de que el saque se realiza desde el punto correcto señalando con la mano que tengas libre desde donde el jugador debe de realizar el saque.

Mantén el banderín en la mano correcta. El banderín se debe sostener en la mano más próxima al árbitro. Generalmente, los árbitros corren en diagonal izquierda lo que quiere decir que el banderín deberá estar en tu mano izquierda la mayor parte del tiempo.
Si te pones de lateral al terreno de juego para subir y bajar el campo, cambia de mano el banderín para que este esté en el lado del campo y que el árbitro la pueda ver durante todo el tiempo con total claridad.
Para cambiar de mano el banderín de linier, hazlo por la parte de delante de tu cuerpo, nunca por la espalda, no lo hagas por debajo de la cintura ni tampoco por encima de la cabeza.

Comunicación del árbitro

El conjunto de árbitros de un partido de fútbol es el grupo deportivo encargado de asegurarse que se cumplen todas las normas establecidas en el desarrollo del partido y señalar las posibles infracciones de los jugadores. Los distintos árbitros que componen el equipo arbitral emplean varias formas de comunicación, tanto entre ellos como con los jugadores y entrenadores de los distintos equipos. No solo hablamos de la palabra o del material arbitral, sino también con gestos, expresiones faciales, movimientos y hasta el lenguaje corporal o no verbal.
Una característica principal de un árbitro deportivo es la asertividad, entendida en este ámbito como la “capacidad para transmitir un mensaje, con o sin palabras, sin dejarse manipular por las protestas de participantes y público y sin coartar los derechos de los propios participantes, siempre utilizando métodos no agresivos”.
En los s, la forma de señalar las infracciones por parte del árbitro era avisando con un pañuelo cuando el partido tenía que detenerse. Posteriormente, pasó a utilizarse una campana al valorarse la necesidad de una señal acústica que pudiera ser escuchada por todos los jugadores pero la señal seguía siendo insuficiente y muy floja.
Por fin llegó el silbato, dando el mejor resultado al oírse perfectamente desde cualquier parte del estadio. El silbato tiene que llamar la atención de los jugadores para transmitirles que algo ha pasado, debe emitir una señal fuerte, con decisión y seguridad y ser diferente sonido dependiendo del motivo de su uso. Por ejemplo, en un partido de fútbol su uso es obligatorio al iniciar y terminar el partido, cuando se produce una infracción de las reglas del juego o para indicar la reanudación del partido después de un penalti o falta o tras una sustitución.

La comunicación de los árbitros entre ellos y con los jugadores es muy importante para el buen transcurso del partido y para evitar polémicas arbitrales debido a errores en el arbitraje. Un árbitro debe controlar en todo momento el partido, no solo conociendo el reglamento de juego sino disponiendo de un silbato y material arbitral para reforzar sus capacidades comunicativas.
Además del silbato, totalmente necesario por parte de los árbitros para cualquier comunicación, para comunicarse entre el equipo arbitral el elemento principal son los transmisores de voz inalámbricos. Tienen alcance de más de un kilómetro y son ligeros y fáciles de usar. La tecnología empleada permite aislar la voz evitando ruidos exteriores e interferencias y permite a los distintos árbitros estar en continuo contacto.
Los banderines de árbitro son otro de los elementos principales para comunicarse entre ellos. Suelen llevarlos los árbitros asistentes para señalar al árbitro principal todo aquello que sea necesario: si un jugador está fuera de juego, si ha salido un balón del campo, alguna infracción de un jugador cerca de su zona, etc. El árbitro asistente tendrá el banderín arbitral normalmente desplegado para indicar con rapidez la señalización que sea necesaria.

Lo importante es disponer del material adecuado para poder transmitir todos los mensajes que sean necesarios e intentar que el partido transcurra con la mayor normalidad y sin imprevistos. La comunicación de los árbitros debe ser constante y controlada para evitar infracciones que puedan derivar en malentendidos, tanto con el público como con los propios jugadores y sus entrenadores.