4-4-2 Análisis especial parte 1

Ya en la década de 1930 hay registros de equipos que jugaban con línea de 4, como el River Plate, o con un 2-4-4, en el caso de la selección Argentina, cosa que no estaría muy lejos de lo que hoy día consideramos líneas de 4 en determinados casos. Sin embargo, el 4-4-2 tardaría unos treinta y cinco, cuarenta años más en establecerse del todo. Como dice el texto, el fútbol se mueve mucho por movimientos que copian a los ganadores/dominantes. En la segunda mitad de la década de 1950, Brasil y Hungría, el mejor fútbol del momento, habían instaurado el 4-2-4 como sistema de base. De ahí pronto surgieron tres variantes: el 4-3-3, el 4-4-2 y el 4-2-3-1, todos en el período comprendido grosso modo entre 1960 y 1970. 
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Sobre el 4-4-2 en particular, seguramente se llegó a él por muchos caminos. El más lógico nos lleva a pensar que fue bajando a los extremos, y seguramente así fue, sin embargo, los casos exitosos más sonados tiraron primero del rombo. Uno de los que más me llamó la atención cuando hice el revisionado/investigación fue el del Boca Juniors de De Ambrossi, que partía de un 4-2-4, pero terminaba jugando en rombo asimétrico porque el ’11’ era un extremo ventilador, muy a lo Zagallo en Brasil y Botafogo (Movimiento que dio nacimiento al 4-3-3), el ‘7’ era en el fantástico pero ya veterano Ernesto Grillo, quien en su afán por participar del juego se cerraba prácticamente sobre la posición de un interior moderno, y el ‘8’, número que entonces era destinado al cerebro del equipo cuando este jugaba en el mediocampo y no era el mediocentro, Menéndez, que era un atacante de formación, se iba más para arriba para coronar un rombo que tenía como vértice más bajo a Rattín. Para 1966, tanto la selección de Juan Carlos Lorenzo como, sobre todo añadiría, el Racing de José Pizzutti, jugarían con ese sistema mucho más marcadamente y con más simetría.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
A pesar de su éxito y de que gracias a ellos el enganche se convirtió en figura tótem del fútbol argentino en décadas venideras, no fue hasta bien entrado los 80’s que en Argentina se siguió prefiriendo el 4-3-3 como sistema estándar. 
Por eso es más llamativo el caso de Inglaterra, que en una frenética búsqueda del “equilibrio” por parte de Ramsey pasó de la WM a un 4-4-2 (rombo, o 4-1-3-2, a gusto del lector) con mil probaturas, 4-3-3 incluido, en el medio. Para Ramsey el principal lío era que no le gustaba el espacio que dejaban los extremos a su espalda y terminó poniendo a mediocampistas puros en “las bandas” y poniendo a Bobby Charlton, al que en el 4-2-4 solo le encontraba puesto como extremo, de mediocampista ofensivo. Salieron campeones del mundo y eso tuvo repercusión: equipos como el Derby de Clough, Arsenal o Chelsea reeditaron el sistema con Charlie George de Charlton en los dos primeros y con Alan Hudson en el equipo del Bridge. No obstante, fueron casos esporádicos. Lo que se hizo costumbre fue el 4-4-2 lineal en el que bien se le pedía a los extremos que retrasasen su posición y alinearan en el mediocampo o se los reemplazaba por mediocampistas puros como había hecho Ramsey.